San Pablo de Tarso

San Pablo de TarsoSan Pablo de Tarso.

(Saulo de Tarso) Apóstol del cristianismo que él transformó en religión universal (Tarso, Cilicia, h. 4/15 - Roma ?, h. 64/68). Era hijo de judíos fariseos de cultura helenística y con ciudadanía romana. Fue contemporáneo de Jesucristo e incluso estuvo en Jerusalén en la misma época que él, aunque probablemente no se conocieron.

San Pablo (óleo de El Greco). Pablo tenía una sólida formación teológica, filosófica, jurídica, mercantil y lingüística (hablaba griego, latín, hebreo y arameo). Participó en las primeras persecuciones contra los cristianos. Pero durante un viaje a Damasco, poco después de la crucifixión de Jesucristo, se convirtió a la nueva fe, que por entonces era considerada una secta herética del judaísmo (según su propio relato, fue el mismo Jesús el que se le apareció).

Desde entonces San Pablo se convirtió en el más ardiente propagandista del cristianismo, que contribuyó a extender más allá del pueblo judío, entre los gentiles: viajó como misionero por Grecia, Asia Menor, Siria y Palestina; y escribió misivas (las encíclicas) a diversos pueblos del entorno mediterráneo.

Los escritos de San Pablo adaptaron el mensaje de Jesús a la cultura helenística imperante en el mundo mediterráneo, facilitando su extensión fuera del ámbito cultural hebreo en donde había nacido. Al mismo tiempo, esos escritos constituyen una de las primeras interpretaciones del mensaje de Jesús, razón por la que contribuyeron de manera decisiva al desarrollo teológico del cristianismo (se atribuyen a San Pablo más de la mitad de los libros del Nuevo Testamento).

Proceden de la interpretación de San Pablo ideas tan relevantes para la posteridad como la del pecado original; la de que Cristo murió en la cruz por los pecados de los hombres y que su sufrimiento puede redimir a la humanidad; o la de que Jesucristo era el mismo Dios y no solamente un profeta. También introdujo en la doctrina cristiana el rechazo de la sexualidad y la subordinación de la mujer, ideas que no habían aparecido en las predicaciones de Jesucristo.

En su esfuerzo por hacer universal el mensaje de Jesús, San Pablo lo desligó de la tradición judía, insistiendo en que el cumplimiento de la ley (los mandatos bíblicos) no es lo que salva al hombre de sus pecados, sino la fe en Cristo; en consecuencia, polemizó con otros apóstoles hasta liberar a los gentiles de las obligaciones rituales y alimenticias del judaísmo (incluida la circuncisión). En el país de los judíos fue mal acogido; estando en Jerusalén fue detenido, juzgado y enviado a Roma. Probablemente murió allí ejecutado.

Carles Puyol

Carles PuyolCarles Puyol.

(Carles Puyol Saforcada; La Pobla de Segur, Lleida, 1978) Futbolista español de trayectoria indisolublemente unida al F.C. Barcelona, hasta el punto de constituir una de sus figuras emblemáticas. Comenzó a jugar en el equipo de su localidad natal y, cuando tenía diecisiete años de edad, ingresó en las divisiones inferiores del Fútbol Club BarcelonaCarles Puyol. Defensa de gran fortaleza y rapidez, aunque su demarcación primigenia fuera la de lateral derecho, su agilidad y condiciones como marcador le permitirían posteriormente asumir también el liderazgo de la zaga en el puesto de central. El 2 de octubre de 1999 debutó con el primer equipo barcelonista, cuando éste era entrenado por el neerlandés Louis van Gaal. A partir de ese momento, se convirtió en el eje principal de la retaguardia del conjunto azulgrana y en uno de sus jugadores más carismáticos, gracias a su carácter luchador.

El primer gran éxito de Puyol con su club llegó en la temporada 2004-2005, cuando el Barcelona (al que dirigía Frank Rijkaard y que contaba en sus filas con grandes jugadores, como el mexicano Rafael Márquez, el brasileño Ronaldinho o el camerunés Samuel Eto'o, entre otros muchos) se proclamó campeón de la Liga española. La temporada siguiente, 2005-2006, volvió a ser un éxito para el club barcelonés: segundo título consecutivo de Liga y la preciada Copa de Europa en París, que Puyol, en calidad de capitán, se encargó de levantar en el estadio de Saint-Dennis. En esta temporada sólo faltó en cinco encuentros, demostrando su dureza y gran estado de forma.

La temporada siguiente fue para olvidar: el Barcelona no consiguió ningún título, y al final de la misma, en junio de 2007, Puyol sufrió una lesión en un partido amistoso al romperse el ligamento lateral externo de la rodilla. El capitán azulgrana no volvió a jugar hasta septiembre, pero ya en la temporada 2007-2008 volvió a demostrar que era un hombre de hierro al jugar 30 partidos de Liga. Figura esencial del equipo, vivió en 2008-2009 la temporada más gloriosa de la historia de su club: bajo la dirección del nuevo entrenador, el ex jugador azulgrana Josep Gaurdiola, el Barça conquistó el llamado "triplete", la victoria en los tres torneos en que participaba: la Liga española, la Copa del Rey y la Champions League. Y en la siguiente temporada anotó todavía un nuevo título liguero en su palmarés.

Levantando la Champions 2009. Con la camiseta de la Selección Española, Puyol disputó los Mundiales de Corea 2002 y Alemania 2006. Tras las citas mundialistas, fue una pieza indiscutible del combinado español, al que aportó su garra y talento para conquistar la segunda Eurocopa de la historia de la Selección en la edición de 2008, organizada por Austria y Suiza. En el Mundial de Sudáfrica 2010, anotó de cabeza el gol que derrotó a la favorita Alemania y que llevó a España a la final. Días más tarde, el 11 de julio de 2010, España se proclamó Campeona del Mundo por primera vez en su historia, tras vencer a Holanda por 0-1. Con ello Puyol se convertía en uno de aquellos pocos jugadores a los que no les quedaba ya ningún título por ganar.

Carles Puyol se caracteriza por ser un jugador de gran fuerza física y por su gran capacidad de sacrificio por el bien del equipo. Jugador muy práctico, sabe resolver las situaciones complicadas con gran facilidad. A pesar de jugar como defensa central, su versatilidad ha hecho que en ocasiones haya jugado también como lateral izquierdo. Su corpulencia compensa una altura no demasiado destacable, desenvolviéndose bien en el juego aéreo. Sus inmensas aptitudes defensivas no están reñidas con las ofensivas, y no duda en añadir su empuje al juego de ataque.

- Siguiente