Rafael Iglesias y Castro

Rafael Iglesias y CastroRafael Iglesias y Castro.

(San José, 1861 - 1924) Militar y político costarricense, presidente en dos ocasiones de la República de Costa Rica entre 1894 y 1902. Pertenecía a una poderosa familia terrateniente de la oligarquía política costarricense.

Su oposición al régimen dictatorial y anti-aristocrático del presidente Tomás Guardia Gutiérrez (1870-1876; 1878-1882) le valió el encarcelamiento y el destierro, al igual que a muchos otros líderes de la oligarquía tradicional. Este exilio forzoso fue en detrimento de los intereses financieros de los terratenientes, ya que Guardia Gutiérrez procuró desvincular el crecimiento económico del país de la clase dominante tradicional.

Tras la muerte de Guardia en 1882, Iglesias y Castro regresó a Costa Rica y volvió a implicarse en la vida política del país, apoyando la candidatura a la presidencia del liberal conservador José Joaquín Rodríguez Zeledón. Durante el mandato presidencial de éste (1890-1894), Iglesias y Castro desempeñó las carteras ministeriales de Guerra y Marina.

Continuó apoyando al presidente cuando éste decretó en 1892 la disolución de las Cortes e inició un período de gobierno dictatorial, que le hizo perder en buena medida el respaldo del electorado. Al concluir el gobierno de Rodríguez Zeledón en 1894, Iglesias y Castro presentó su candidatura a la presidencia de la República. Resultó elegido para un mandato de cuatro años. En 1898 fue reelegido, ejerció el poder hasta 1902.

Su gobierno favoreció la penetración de los capitales estadounidenses en la economía costarricense, que había comenzado durante el período de Guardia Gutiérrez. Durante su mandato, el empresario norteamericano Minor C. Keith -quien en 1878 había recibido del anterior gobierno derechos de explotación agrícola de vastos territorios de la costa caribeña- creó en Costa Rica una serie de potentes empresas de exportación frutícola, la más importante de las cuales fue la United Fruit Company (conocida popularmente como Mamita Yunai), que en 1899 obtuvo del gobierno de Iglesias el monopolio efectivo de la producción de bananas del país.

La exportación de banano se convirtió en una de las principales fuentes de divisas del país, pero los enormes beneficios a que dio lugar apenas revirtieron de forma directa en Costa Rica, si bien la industria frutícola hizo posible la construcción de infraestructuras y el crecimiento del empleo. Por el contrario, la inversión norteamericana se tradujo en una fuerte dependencia económica del país respecto a Estados Unidos, que fue acompañada de una creciente tutela en lo político.

Durante el segundo mandato de Iglesias y Castro, las compañías frutícolas estadounidenses crearon nuevas explotaciones en la costa meridional del Pacífico, al mismo tiempo que la oligarquía tradicional costarricense se hacía con el control de la explotación del sector cafetero, gracias a las generosas concesiones del gobierno. En cuanto a sus relaciones con los estados de su entorno, Iglesias y Castro se negó a aceptar la mediación que le ofreció el presidente de Francia, Émile Loubet, para resolver el contencioso territorial que enfrentaba a Costa Rica y Colombia.

Al finalizar su mandato en 1902, Iglesias y Castro fue derrotado en las elecciones presidenciales. No abandonó, sin embargo, la política, y continuó encabezando las filas conservadoras. Se presentó a la reelección presidencial en 1910 y 1914, pero en ambas ocasiones resultó derrotado.

Santiago Iglesias Pantín

Santiago Iglesias PantínSantiago Iglesias Pantín. Político puertorriqueño, líder de los trabajadores y organizador del primer partido socialista de Puerto Rico, nacido en La Coruña (España) en 1872 y muerto en Washington en 1939. Santiago Iglesias Pantín estudió en España en una escuela pública y fue aprendiz de ebanista.

Su deseo de conocer mundo le llevó a embarcarse en 1887, a la edad de quince años. Llegó a La Habana (Cuba) donde participó en la organización de las actividades sindicales. En 1896 dejó Cuba al ser requerido por las autoridades españolas debido a su adhesión al movimiento revolucionario cubano.

Iglesias se embarcó de nuevo para viajar a Inglaterra; sin embargo, desembarcó en Puerto Rico. En mayo de 1897 fundó Ensayo Obrero, un periódico partidario de la sindicalización de los trabajadores puertorriqueños. Fue encarcelado por el recién instituido régimen autonomista. Después de pasar siete años en prisión, Iglesias, junto a otros prisioneros políticos, fue excarcelado a petición del Gobierno de Estados Unidos tras la ocupación de la isla por parte de las fuerzas norteamericanas.

Inmediatamente después de su salida de la cárcel, Santiago Iglesias Pantín continuó con sus actividades en favor de los trabajadores, que llamaron la atención del gobernador militar de la Isla, el general John R. Brooke, quien intercedió en su favor cuando el gobierno español solicitó su extradición. Brooke también le permitió continuar su tarea organizadora. En octubre de 1898 ayudó a fundar la Federación Regional de Trabajadores y Porvenir Social, un periódico que se publicó hasta 1900.

Ese año viajó a Estados Unidos, donde conoció y estableció relaciones con el presidente de la Federación Americana de los Trabajadores (AFL), Samuel Gompers, quien le designó organizador general de la AFL para Puerto Rico y Cuba.

Regresó a Puerto Rico, donde organizó sindicatos a lo largo de la Isla, y en 1903 fundó el periódico Unión Obrera. Tres años más tarde se convirtió en uno de los fundadores de la Federación Libre de Trabajadores puertorriqueños, que se afilió con la Federación Americana de Trabajadores. En 1908 fue candidato por esta Federación para Comisionado Residente del Congreso americano, pero fue derrotado por Tulio Larrinaga.

Iglesias creía que el estatuto de estado de los Estados Unido era necesario para mejorar las condiciones de los trabajadores de Puerto Rico. De acuerdo con este postulado, en 1914 fundó el periódico Justicia Social, que se publicó hasta 1925. En 1915 organizó el Partido Socialista, que hizo campaña en favor de la condición de estado de Estados Unidos. Bajo su liderazgo el partido creció rápidamente. En 1916, como líder socialista, fue elegido senador de la isla, cargo que ocupó hasta 1932. Durante este tiempo participó en el movimiento internacional de los trabajadores como secretario de la Federación de los Trabajadores Panamericana desde 1927 hasta 1933.

El 8 de noviembre de 1932 fue elegido por un periodo de cuatro años como Comisionado Residente en la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Su victoria fue el resultado de una coalición entre el Partido de Unión Republicana y el Partido Socialista. En el Congreso perteneció al Comité de Asuntos Insulares, de Agricultura, Comité de los Trabajadores y el Comité Territorial.

Santiago Iglesias Pantín introdujo numerosas propuestas de ley para mejorar la vida económica, política, industrial y agrícola de Puerto Rico, incluyendo una medida para enmendar la Ley Orgánica que concediera al pueblo de la isla el derecho a elegir su propio gobernador. Presentó también proyectos de ley que permitieran al pueblo puertorriqueño la forma de constitución y gobierno, así como ser admitido dentro de la Unión con iguales oportunidades que los demás estados. Estas propuestas no progresaron.

Como Comisionado Residente, continuó el trabajo de sus predecesores para ampliar las ventajas sociales y las leyes federales. Tuvo éxito en la inclusión de numerosos beneficios y leyes, como la Ley Federal de carreteras, la Ley Bankhead-Jones, que financió el desarrollo de la experimentación agrícola, la Ley de control de los suburbios, que ayudó a reducir la infección de malaria de los barrios más pobres, y la exención del pago de un impuesto a los barcos de vapor entre Puerto Rico y el continente, lo que ayudó al crecimiento del turismo.

- Siguiente